4º ESO

Lista de lecturas para el curso 2013-2014

4ºC

1ª Evaluación:

Rimas y leyendas: Gustavo Adolfo BÉCQUER. Te dejo un posible enlace AQUÍ.

Tormento: Benito PÉREZ GALDÓS. Tienes AQUÍ un enlace.

Antología de poesía:  http://lengualoscantos.files.wordpress.com/2010/09/lirica-siglos-xix-y-xx-4c2ba-eso.pdf

2ª Evaluación:

San Manuel Bueno, mártir: Miguel de UNAMUNO. Puedes encontrar AQUÍ el libro. Examen 23 de enero 2014.

La casa de Bernarda Alba: Federico GARCÍA LORCA. Puedes encontrar AQUÍ tu libro.

Mala luna: Rosa HUERTAS.

3ª Evaluación:

El camino: Miguel DELIBES. Puedes encontrar AQUÍ tu libro.

Tres sombreros de copa: Miguel MIHURA. Puedes encontrar AQUÍ tu libro.

Crónica de una muerte anunciada: Gabriel GARCÍA MÁRQUEZ. Puedes encontrar  AQUÍ tu libro.

NOVECENTISMO Y VANGUARDIAS

Queridísimos alumnos, os dejo aquí los apuntes de estos dos movimientos que desarrolla la unidad 6 de nuestro completísimo libro de texto.

A disfrutar.

TEMA 6: EL NOVECENTISMO Y LAS VANGUARDIAS

1. INTRODUCCIÓN

Después del desastre de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) las generaciones de jóvenes europeos defendieron la creación de un mundo nuevo, de un nuevo orden internacional y de nuevas expresiones artísticas.

2. EL NOVECENTISMO

1) DEFINICIÓN

Mientras en España, entre 1914 y el comienzo de la Guerra Civil, alcanzaba su esplendor un grupo de intelectuales (no solo escritores) agrupados bajo la denominación de Novecentismo o Generación del 14, porque en ese año sucedieron hechos decisivos en su formación (entre otros, la I Guerra Mundial).

Estos autores se caracterizan por su sólida formación intelectual, y por la pretensión de modernizar la sociedad y el acercamiento a Europa. La nómina está engrosada por: José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala o Eugenio D´Ors. Fue este último quien acuñó, en catalán, el término “noucentisme”, para designar su nueva estética reivindicativa del nuevo siglo y su rechazo de la del siglo XIX, tanto del Romanticismo como del Realismo. Ese afán por la modernización y la rebeldía de reflejaron en dos movimientos literarios fundamentales: el Novecentismo y las Vanguardias.

2) ETAPAS

– Inicial: Primera década del siglo XX

– De madurez: hacia 1914

– Convivencia con las vanguardias: década de los 20

– Ocaso o término: A partir de 1930.

3) CARACTERÍSTICAS GENERALES

· Políticamente estos autores se sitúan dentro del “reformismo burgués”. Mantuvieron su preocupación por el tema de España, al igual que la Generación del 98, pero dejando a un lado la queja, rechazan del casticismo, y aplicando el rigor y la frialdad a la hora de examinar los problemas para buscar soluciones eficaces. Son europeístas ven la necesidad de modernizar España.

· Presentan un nuevo tipo de intelectual cuyos rasgos son: no son bohemios, su vida es ordenada; están presentes en la vida cultural y política, son universitarios, se muestran objetivos y racionales en sus análisis, se dirigen a una minoría culta e intelectual, tienen la convicción de que las minorías mejor preparadas deben orientar la marcha de la sociedad. Ideal universalista, cosmopolita, y preferencia por la cultura urbana.

· Reaccionan contra el arte del siglo XIX mediante tres mecanismos: huyen del sentimentalismo, prefieren posturas intelectuales, hacen una literatura de minorías. Esteticismo, distanciamiento entre el arte y la vida. Preocupación formal: interés por la “obra bien hecha”.

· Renovación de la lengua literaria mediante la ampliación del vocabulario. Con estos presupuestos, practican una literatura orientada a la serenidad clásica, con un lenguaje depurado y selectivo y un público minoritario. Encontramos abundante uso de la derivación y composición; incorporación de neologismos, cultismos, tecnicismos y vulgarismos y revitalización del significado original y etimológico de algunas palabras.

Se inclinan preferentemente por la prosa poética, la poesía y el ensayo. En este último género destaca el filósofo Ortega y Gasset. Otros ensayistas destacados son Eugenio D´Ors, Manuel Azaña Y Gregorio Marañón.

4) LA PROSA NOVECENTISTA

A. El Ensayo. José Ortega y Gasset (1883-1956)

Los ensayos de José Ortega y Gasset pueden dividirse en tres grupos dependiendo del tema:

· Filosóficos: El tema de nuestro tiempo , ¿Qué es filosofía? El objetivo de la filosofía debe ser la propia vida humana. Ortega y Gasset lo resumía en la siguiente frase: “Yo soy yo y mis circunstancias”.

· Políticos y sociológicos: España invertebrada, La rebelión de las masas. Intenta explicar las causas de la decadencia española y proponer soluciones. Según Ortega, la causa principal es la “disgregación” social causada por tres motivos fundamentalmente: los nacionalismos y separatismos regionales, los particularismos de clase social y la indisciplina de las masas. La solución, según él, sería sustituir la democracia por un gobierno de minorías cultas preparadas para llevar a cabo esos cambios.

· Teoría artística y literaria: Idea del teatro, La deshumanización del arte, Ideas sobre la novela. Respecto al teatro, considera que es un género especial. En él hay que tener el cuenta el texto y lo extralingüístico puesto que está pensado para la representación. En cuanto a la nueva forma de ver el arte, Ortega considera necesarios los siguientes aspectos: debe tratarse de un arte puro, que elimine los contenidos sentimentales, humanos; las herramientas principales del arte son el humor y la metáfora, debe entenderse como un juego y ser intelectual. En lo referente a la novela, piensa que la novela realista está agotada por las dificultades para encontrar nuevos temas y por la mayor exigencia del público culto. Debe dejar de ser descriptiva y ser presentativa ya que el lector prefiere el juicio a la opinión del autor. La nueva novela debe ser un género lento, describir más la atmósfera que la acción.

B. La Novela

En el terreno de la novela, los novecentistas llevan a cabo una renovación basada en la fusión de lo narrativo y lo ensayístico, la originalidad en el tratamiento de las estructuras y el lenguaje y la preferencia por la vida urbana y moderna. Destacan la novela intelectual de Ramón Pérez de Ayala (Belarmino y Apolonio, 1921, que practica el perspectivismo) y la novela lírica, con una prosa artística llena de sugerencias y sensaciones, de Gabriel Miró (Nuestro padre San Daniel, 1921).

En cualquier caso, se trata de un género muy minoritario que presenta varios tipos:

a) Lirista (Gabriel Miró 1879-1930). Las principales características son: prosa muy elaborada, casi como el verso; tendencia a desaparecer la acción por la elaboración formal, la descripción como base narrativa y el interés del autor en la emoción que producen los objetos. Obras: Nuestro Padre San Daniel (1921), El obispo leproso (1926)y Las cerezas del cementerio (1910).

b) Intelectual (Ramón Pérez de Ayala 1880-1962). Las características principales son: pérdida de importancia de la acción, presentación de los personajes como símbolos o ideas; abundantes reflexiones y perspectivismo y simultaneidad narrativa. Obras: Tinieblas en las cumbres (1907-13): AMDG, La pata de la raposa, Troteras y Danzadera; PrometeoLuz de domingo y La caída de los limones (1916) y Belarmino y Apolonio (1921)

c) Novela de humor (Wenceslao Fernández Flores) emplea técnicas narrativas realistas, convierte el humor en materia narrativa de prestigio, utiliza el humor negro, intelectual, crítico como un instrumento para hacer crítica social. Obra: El bosque animado.

d) Novela deshumanizada (Benjamín Jarnés) Las principales características son: novela muy compleja, intelectual, difícil; argumento mínimo que origina abundante reflexión, meditación. Uso de una estructura circular, perspectivismo. Obra: El profesor inútil (1926), Locura y muerte de Nadie (1929)

5) LA POESÍA NOVECENTISTA

La producción lírica de estos años es muy variada. A todos los poetas de este tiempo les mueve la voluntad de acabar con el sentimentalismo y la retórica del Romanticismo y del Modernismo. Así, los posmodernistas inician el camino hacia una poesía pura, desprovista de anécdota y de sentimentalismo y centrada en la perfección formal. Los novecentistas se preocupan por conseguir un mensaje exacto y claro para transmitir la idea y los vanguardistas pretenden ofrecer nuevas versiones del universo.

Entre los novecentistas aparecen personalidades mal clasificables, o porque escapan al arte deshumanizado (León Felipe) o porque poseen una amplia trayectoria creativa como Juan Ramón Jiménez (1881-1958), quien plantea su poesía como una búsqueda de belleza y de eternidad.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ (1881-1958)

A. Características generales. Teoría poética.

Fue un autor que entregó su vida a la poesía y a la búsqueda de la belleza. Su poesía se caracteriza por ser minoritaria, hermética, difícil. Es una obra siempre en marcha: la obra poética de Juan Ramón Jiménez está en constante creación (Poesía pura). Él mismo define la poesía como un triple deseo: de belleza, de conocimiento y de eternidad.

Es considerado uno de los mejores poetas del S. XX en 1956 recibió el Premio Nobel de Literatura y ha ejercido influencia sobre los pertas posteriores. Su estilo es rico, puesto que recoge la poesía culta, popular y las vanguardias en esa obsesiva búsqueda de la expresión precisa que muestre con claridad su manera de ver el mundo y de verse a sí mismo.

El tema que más aparece es la naturaleza vista de diferentes formas en función de la etapa que atraviese.

B. Etapas. Evolución.

Su proceso de creación es una constante búsqueda de la palabra, de la expresión poética perfecta: continuos cambios de tono, de temática, de estilo. Se distinguen las siguientes etapas o fases:

a) Sensitiva (hacia 1915). Pasa por varios momentos:

– Primeros Poemas (hasta 1903). Es una fase de aprendizaje. Se trata de poemas de recuerdos e influencias. Se caracterizan por la escenografía romántica, la manifestación de un sentimiento becqueriano y la estética modernista. Arias tristes y La soledad sonora.

– Primera Sencillez (entre 1903 y 1907). Aparecen las primeras influencias del simbolismo. Trata temas como la soledad, la tristeza, la melancolía. Utiliza una métrica simple: octosílabos, rima asonante y un lenguaje sencillo.

– Modernismo (entre 1908 y 1915). Predominio de la adjetivación, métrica de verso largo y rima consonante y presencia de elementos sensoriales.

b) Intelectual (entre 1916 y 1936). Se produce un cambio radical cuyas principales novedades son: el alejamiento de la estética modernista, la eliminación del poema lo superficial a través de una gran concentración emotiva y conceptual. Sus poemas son muy breves, la métrica es de verso corto y libre. Elabora poemas en prosa. En todos ellos desaparecen las evocaciones al pasado: continuo presente. La ciudad sustituye al medio rural como escenario poético. Y el tema principal es la creación literaria. La obra más destacada de esta época es Diario de un poeta recién casado. En él la naturaleza sirve de ejemplo para su estado de ánimo, sus deseos y sus sentimientos.

c) Suficiencia (desde 1936) es la etapa más espiritual. Se trata de una poesía cada vez más esencial y desnuda, más difícil. Se ve colmado de deseo de eternidad y belleza porque se fusiona con la naturaleza. El contenido muy concentrado y símbolos muy difíciles. Los temas predominantes son: Dios (algo que se identifica con la Naturaleza, la Belleza, la Perfección). No es un concepto religioso sino artístico: creado por el poeta para un mundo que él ha creado. En este periodo escribe: En el otro costado, Dios deseado y deseante.

Entre las obras líricas en prosa hemos de reseñar Platero y yo, en tono de elegía, el poeta evoca su Andalucía ya desaparecida.

6) RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA (1888-1963)

Este escritor es el eslabón entre el novecentismo y los movimientos de vanguardia, que introduce en España con su traducción, en 1909, del Manifiesto futurista de Marinetti. Fue un activista cultural, editó revistas, promovió tertulias en el café Pombo, lo que hizo conocer las vanguardias en España. Además de escribir peculiares novelas: El torero Caracho, ensayos y obras teatrales: Los medio seres, destaca por sus greguerías, piezas breves que él mismo definió como una mezcla de humor más metáfora. En ellas muestra perspectivas inéditas de la realidad, buscando la sorpresa y acercándose al absurdo. Dos ejemplos: La castañera asa los corazones del invierno o Roncar es tomar ruidosamente sopa de sueño.

7) LITERATURA DE VANGUARDIAS

1. DEFINICIÓN

El nombre, “Vanguardias”, fue acuñado durante la I Guerra Mundial (1914-1919) para designar las inquietudes artísticas de la “avanzadilla” cultural europea. Fue uno de los momentos de mayor unidad entre los artistas europeos. No fue un movimiento unitario, sino formado por un enorme número de movimientos: Futurismo, Expresionismo, Cubismo, Dadaísmo y Surrealismo con sus peculiaridades e intenciones. Comparten el deseo de crear un arte radicalmente distinto que rompiese definitivamente con el realismo y acabase con él.

2. ETAPAS

– 1908-1918: Primeras manifestaciones (Ramón Gómez de la Serna)

– 1918-1925: Ultraísmo y Creacionismo: optimismo, literatura como juego; deshumanización del arte.

– 1925-1930: Surrealismo. Rehumanización: vuelta a la expresión de contenidos humanos, en este caso oníricos y del subconsciente.

– 1930-1936: Vanguardia política. Humanización. Las urgencias políticas de los años 30 harán que las vanguardias en España se vayan diluyendo

3. CARACTERÍSTICAS GENERALES.

– Internacionalismo: Se consideran ciudadanos del mundo, preocupados por cuestiones universales.

– Antitradicionalismo: Desprecian lo heredado de movimientos anteriores, tanto en los temas como en la expresión.

– Arte intelectual que suele despreciar las emociones.

– Arte minoritario.

– Busca la espontaneidad frente al trabajo previo y minucioso.

– El tema principal es la contradicción.

– Libertad absoluta del artista.

Sus herramientas principales son el humor que desmitifica y desdramatiza y la metáfora creada entre términos sin relación alguna.

4. MOVIMIENTOS DE VANGUARDIA

A. Futurismo: Nace en Italia, inspirado por Marinetti. Ensalza el antirromanticismo y ensalza la civilización mecánica y técnica.

B. Cubismo: Surge en la pintura y propone la descomposición de la realidad en formas geométricas. El principal inspirador es el poeta francés Apollinaire que llevo esta teoría a sus caligramas.

C. Dadaísmo: Es un movimiento que aspiraba a instaurar una expresión original, fuera de toda lógica y absurda. El propio nombre surge de la palabra “dada” que no es más que el balbuceo de un niño pequeño.

D. Ultraísmo: Surge en España y resume en él todas las vanguardias mediante la ruptura del discurso lógico y la introducción de innovaciones tipográficas. Sus principales características son: integración del arte de vanguardias, presentación de los signos del mundo moderno mediante una yuxtaposición de imágenes sorprendentes, eliminando los signos de puntuación sustituyéndolos por signos matemáticos; exaltación del mundo moderno, de la máquina; ruptura de la disposición tipográfica tradicional; renovación de la metáfora. Un poema se convierte en una sucesión de metáforas; eliminación de lo sentimental y personal. Se relacionan elementos nunca relacionados en la realidad. Disposición del poema en caligramas. Su principal impulsor y figura fue Guillermo de Torre, autor del libro Hélices (1923).

E. Creacionismo. Fue un movimiento propugnado por el chileno Vicente Huidobro. Buscaba crear la propia realidad en el poema por medio de imágenes nunca dichas, el poema debía ser “intraducible a la prosa” y debía juntar palabras que nunca antes hayan coincidido. Se caracteriza por la ruptura de la realidad visible para crear una nueva realidad que tenga sentido en sí misma. Se trata, según las palabras del propio autor, de “hacer un poema como la naturaleza hace un árbol”. Influyó fuertemente en un poeta del 27, Gerardo Diego.

El Ultraísmo y el Creacionismo se manifestaron sobre todo en tertulias y revistas.

F. Surrealismo: Nació en Francia a partir del Dadaísmo, de la mano del poeta André Bretón. Buscaba descubrir la verdadera realidad por medio del sueño y la escritura automática, no sometida a filtros racionales, que incorpora imágenes que sugieren emociones y que no responde a la lógica. El Surrealismo en España fue menos radical que el francés, y supuso una reacción frente a la poesía pura de Juan Ramón. Influyó en poetas del 27 como Lorca, Alberti, Cernuda y, sobre todo, Aleixandre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las lenguas zombis

¡Cuidado, las lenguas zombis van a por tu cerebro!

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: